San Juan, la noche del agua.

La tradición dice que para estar guapas y guapos todo el año es necesario ir a las doce en punto de la noche de San Juan a la fuente de San Sebastián a lavarse la cara. Al menos así era antes, hace bastantes años.

Ahora, no te lavas la cara, te duchas a base de cubos de agua. No te quedas guapa o guapo, sino que te ponen "bonica" o "bonico".

Con bañador o bikini y un cubo en la mano es el atuendo habitual para acercarse esa noche a Los Caños. Acabas mojado y divertido y te puedes tomar una cerveza a la que te invita el Ayuntamiento.

Mientras en gran parte del Mediterráneo lo celebran con fuego, nosotros, lo celebramos con agua, y eso que no sobra demasiada. Buena forma de comenzar el verano.