Estados Unidos de América

José Navío Acosta "el tío Nano", después de su paso por Argentina regresó y se marchó a Estados Unidos, este segundo viaje está justificado en uno de los documentos del archivo de viajeros del barco Montevideo, que partió de Málaga el 27 de octubre de 1917, en el que aparece y se hace constar que entonces tenía 35 años y estaba casado con Filomena Sánchez. Tuvieron 7 hijos: Mercedes, Manuel, Francisco, Flor, Juan, Pepe y Filomena.

Antonio Cañabate Acosta "el tío Hombrebién", era hermano de Rosario que se casó con mi tío Juan "Rulo", de la madre del cura D. José Jiménez (no recuerdo su nombre), de Amador (el padre de María Guerrero) y del "tío Pedro Serafina", aparece en el mismo listado de pasajeros que José Navío, y en la fecha de embarque tenía 33 años y estaba casado con Rosa Cañabate, tuvieron 2 hijos: María y Amador, que se hizo maestro de escuela y se fue a Velez Rubio, en donde se erradicó. Hizo fortuna, le compró una casa a mi suegro en la Pl. el Mercado que recibió de herencia de su padre Manuel Acosta, la que hace esquina con la Cuesta La Villa, la reformó y aumentó una planta y en los bajos puso una tienda.

Antonio Sánchez Mesas, el "tío Panbueno" (hermano de de la abuela de Ramón Navío: Filomena Sánchez, madre de Manuel, Francisco, Juan y Pepe “el Nano”). La familia del “tío Panbueno” se estableció de forma definitiva en EEUU, pero algunas de sus hijas han vuelto al pueblo. Ramón Navío nos cuenta, que recuerda que cuando era un crío pequeño, a Somontín venía una de sus hijas de vez en cuando y hace unos 5 ó 6 años apareció "la pequeña" de ellas, que era la primera vez que venía a España con 81 años. Traía a su hijo (de la edad de Ramón) y a su hija con sus respectivas familias. La única que hablaba algo de español era ella y sobre todo recuerda que el hijo estaba muy emocionado de conocer el pueblo de sus antepasados.

Manuel Acosta Brocal "Faustina" (cuñado mío), sabemos por la documentación encontrada de mi suegro: Certificado de Residencia expedido en Nueva Orlenas, que estuvo en Estados Unidos antes de 1920 unos cuantos años y que regresó a Somontín, ya que en América con el tema de la Ley Seca las cosas se pusieron mal, no tenía noticias de ello hasta que salieron estos documentos y su hijo Antonio nos confirmó que había estado un tiempo en América, tendría entonces unos 19 años.

Ramón Pérez Acosta “el Pintao”, casado con María Pérez, tuvieron  3 hijos: Antonio, María Dolores, que murió sin conocerla mientras él estaba en Estados Unidos, y Dolores, estuvo en América, logró traer algo de dinero y se compró una viña en la Rambla. Según consta en el listado de pasajeros de La Bourdonnais, embarcó el 20 de mayo de 1926 con destino a New York (USA).

Bernabé Cañabate Azor, su paso por América no fue tampoco demasiado afortunado, aunque trajo un poco de dinero y compró unos bancales en la “Suerte Larga”. Su viaje está documentado en la lista de pasajeros del barco La Bourdonnais, que salió de Málaga el 5 de diciembre de 1923, donde figura que entonces contaba con 31 años.

Juan Acosta Brocal “Faustina” (mi cuñado), casado con María Acosta, tuvieron 2 hijos: Antonio y Soledad, no tuvo fortuna en su estancia en América, regresó casi igual que se fue.

José Mora “el Chumbelete”, casado con Soledad Oliver “la Marquesa”, tuvieron una hija, no fue bien el matrimonio y al final las abandonó y se volvió a marchar a América. Volvió al pueblo ya jubilado y vivió hasta su muerte en la casa “del Marqués” de la plaza del Mercado, según nos cuenta Ramón Navío.

Fernando Mollina, casado con Lola “la Manolona”, tuvieron 3 hijas: Concha, Pepa (mi cuñada) y Lola, hizo algo de dinero, compró tierras y se trajo un coche (Chevrolet) que fue la sensación de aquellos tiempos en el pueblo y lo empleó para hacer de taxi muchos años, los jóvenes estábamos deseando que desechara una cámara de neumático para hacernos pelotas para jugar a las mecas, era la mejor goma que podíamos encontrar para hacer las pelotas puramente artesanales.

Emilio Galera Galera “Ventura”, se casó con Dolores “la Colomera” o “la Hornera”, tuvieron hijos: María, Trinidad, José, Emilio, Ventura y Rosa, se fue a América y no tuvo mucha fortuna y regresó a Somontín.

Cristino Sánchez, casado con una de Bacares de la familia “los Cerezos”, tuvieron 3 hijos: María, Antonio e Isabel, sin demasiada suerte al igual que el anterior.

José "Martínez" Rubio, estaba casado con Isabel Sánchez y tenía un hijo que se llamaba José, éste se casó con Carmen “La Jorquera” que aun vive, por desgracia para él nunca pudo regresar a Somontín, la familia pasó su ausencia con muy pocas noticias y al final, creo que les enviaron sus pertenencias y una pequeña indemnización del un seguro que tenía. Su marcha está documentada en el listado de pasajeros del barco Chicago con destino a New York, contaba entonces con 28 años.

Pedro Oliver Rueda, al igual que el anterior se embarcó en el barco Chicago en la misma fecha, por esta documentación sabemos que tenía entonces 33 años y era hijo de Joaquina Rueda, que vivía en la C/ Triana, 1 de Somontín, tampoco tengo recuerdos de ellos.

José Portaz Rueda, se casó y se fue a América con su mujer, María Mesas “La Candelita”, tuvieron 2 hijos: Luis “Erminio” y María, cuando estos eran pequeños, María se enamoró de otro emigrante asturiano y los abandonó.

Erminio se casó con Matilde Acosta Azor “la Pepeperanta”, tuvieron 2 hijos: Pepe y Matilde, por los años 1955 regresó a América. Él murió en Estados Unidos, donde continúan viviendo sus hijos y Matilde.

María se hizo monja y continúa viviendo en Estados Unidos.

María Mesas “la Candelita” (su 1.ª mujer), regresó a España con su nuevo marido y tuvo 3 hijos más, se establecieron en Asturias.

José Portaz, hizo fortuna en su paso por América a su regreso se compró el cortijo “Las Hortichuelas”, unos bancales de olivos y 4 horas de agua.

Se casó después con Encarna “la Candela” y tuvieron 2 hijos más: Juan y José.

También su marcha está documentada en el listado de pasajeros del barco Chicago, juntamente con los 2 anteriores, donde además figura que entonces vivía en la C/ de la Iglesia, 20 y tenía por aquellos días 38 años.

Antonio Castellón González, se casó con Isabel la hija del “tío Pepe Isabelica”, a su regreso se compró un cortijo en Lúcar, vecino del de mi padre, tuvo 3 hijos, una hija que no recuerdo el nombre, Juan que se fue a Granada más tarde y montó un bar y Pepe que murió siendo muy joven.

Pedro Oliver Oliver (mi padre), en esta segunda salida mi padre  lo hace a Estados Unidos donde pasan unos 4 años, acompañado de sus hermanos, trabajando en todo lo que se les presentaba, con más o menos suerte, a su regreso de este segundo viaje mi padre se casó con mi madre y le compró un cortijo en Lúcar a Don Adolfo Juan y Juan de unas 360 hectáreas, era de los más grandes que había, allí nos criamos varios hermanos míos y yo, hasta que volvimos a Somontín, ya que a mi madre no le gustaba el cortijo, mi padre se lo volvió a vender otra vez a Don Adolfo y en Somontín compró una casa en la Pl. El Santo junto a la de sus padres, tierras y 4 horas de agua.

Baldomero Oliver Oliver "Rulo" (mi tío), está documentada su marcha en el listado de pasajeros del barco Mongolia, que partió de Málaga el día 8 de septiembre de 1920, tenía entonces 18 años, solo hay una hoja con 28 pasajeros de 45, posiblemente en otra hoja estarán los nombre de mi padre y de su hermano Juan, ya que se fueron juntos. Consiguió algo de fortuna y con lo que trajo se compró unos bancales en la “Mata Canal”.

Juan Oliver Oliver "Rulo" (mi tío), hizo el mismo viaje que los 2 anteriores y los 2 más abajo citados. Trajo algo de dinero y con él se compró un buen trozo de tierra en la “Suerte Larga”.

José García García, era hermano de Francisco el "tío Sacristán", Juan "Nena" y Antonio "el Nene", por la documentación del listado de pasajeros del barco Mongolia, que salió de Málaga el 8 de septiembre de 1920, sabemos que era de Somontín y que tenía entonces 17 años.

José Acosta Oliver, al igual que los anteriores figura en el listado de pasajeros del Mongolia y consta que estaba casado con María Fernández, tenía en ese momento 30 años.

Antonio Navarro Mesas (mi tío materno), se casó con Consuelo García, que era de Fuencaliente (Serón), tuvieron 3 hijos: Amador, Antonio y Carmen, trajo algo de dinero, vivieron en Somontín unos 30 años y luego se fueron a Las Menas de Serón a trabajar en las minas de hierro, más tarde sus hijos se establecieron en Almería capital.

Juan Diego Acosta, se casó con Consolación Acosta, tuvieron 5 hijos: Juan, María, Pedro, Manuel y Carlota, volvió con fortuna y se compró un cortijo y bastantes tierras.

Antonio Oliver García “el Figurín”, se casó con Carmen, que era de Urrácal, y creo que tuvieron solo 2 hijos: Amador y Antonio, a su regreso le compró el molino a “el Foguera” y más tarde se lo vendió a su hermano Amador, que lo explotó hasta el final de sus días, él se fue a vivir a Urrácal, donde su mujer tenía bastantes tierras tras recibir la herencia de sus padres.

Serafín Portaz Azor, se casó con Serafina García (hermana de José García que estaba casado con mi tía materna Rosa), tuvieron 5 hijos: Joaquín, Juan, Rosa, Serafín y Dolores, también tuvo suerte a su regreso se compró un cortijo en el Plantonal de Lúcar.

Segundo Echavarría Ortega, casado con Rosa Cañadas, tenían 3 hijos: Antonio (cuñado mío), Torcuato y Rosa, estuvo en América más de 10 años y a su regreso se compró el cortijo del “Baladrar”.