Epílogo: ¿el Museo Alconso? ¿por qué no?

Después de tantos años, el mundo ha cambiado últimamente de forma vertiginosa y todo lo anterior ya sólo es pasado, no tiene cabida en el mundo moderno, desarrollar una vida como la que nos tocó vivir no hace mucho tiempo, hoy todo es mucho más fácil, más rápido, más rentable, menos duro y sacrificado que antes, pero antes todo era más auténtico y natural, nuestra vida dependía totalmente de la naturaleza, de nuestro ingenio y también un poco de la suerte, no debemos olvidarlo nunca, no debéis olvidarlo tampoco los que habéis tenido la fortuna de venir al mundo en un tiempo lleno de ventajas y posibilidades para el ser humano.

Por esto quisiera proponer a las nuevas autoridades de nuestro pueblo, que en recuerdo y memoria de otros tiempos, de nuestros antepasados, de nuestros medios de vida, se contemple la posibilidad, en un futuro no lejano, de abrir un espacio físico, un lugar donde guardar, almacenar y dar un merecido descanso a nuestras herramientas de trabajo de antaño y que hoy ya no tienen utilidad, un pequeño lugar de nuestro pueblo, donde podamos colocar y venerar los vestigios, recuerdos y utensilios, que nos han servido a generaciones enteras de somontineros, a miles de nosotros, para progresar y avanzar en la vida hasta el día de hoy.

No debemos dejar que se borre de la faz de nuestro pueblo, lo que ha sido nuestro quehacer diario, nuestra lucha constante por la sobrevivencia; he visto con pena como ha caído la almazara de “los Reches”, para convertirse en un simple solar, han desaparecido de nuestro mundo una cantidad de labores y de materiales, de los cuales ya no queda ni el recuerdo, por ello propongo que se estudie la posibilidad de crear en un futuro un museo, para guardar en él nuestro pasado más reciente, en el que colgar de sus paredes nuestras herramientas de trabajo de antaño y todo lo que ya sea sólo pasado y esté irremediablemente condenado al olvido más absoluto.

En Somontín hay un lugar aprovechable, que está en ruinas actualmente, es amplio, espacioso y está lleno de historia: EL MOLINO ALCONSO, y desde hace decenas de años está esperando una nueva oportunidad para demostrar la utilidad de su existencia: ¿por qué no pensarlo?, ¿ por qué no planteárselo?, ¿por qué no aprovecharlo?

¡¡¡Un abrazo con todo mi corazón a todos los somontineros!!!