Las fuentes

De nuestra sierra emanan una enorme cantidad de hilos de agua, que brotan por aquí y por allí, dándonos una gran cantidad de fuentes naturales, de las que hemos ido recogiendo sus aguas en balsas para servirnos, en primer lugar, para el uso propio del ser humano: beber y lavarse, y después el que nuestros animales calmasen su sed y nuestros campos fuesen regados, para que nos diesen sus frutos y nos pudiésemos alimentar con ellos.

La fuente más importante que proviene de la sierra es la FUENTE DE SAN SEBASTIÁN, en torno a la cual, se ha construido nuestro pueblo y ha girado desde siempre nuestra vida, pero además de ésta, había una gran cantidad de fuentes que emanaban su preciado liquido pacientemente en balsas, que se iban llenando y luego regaban nuestros campos, nos daban de beber a nosotros y a nuestros animales, fuentes como: “la Fuente el Pino”, “la Fuente los Azes”, “la Fuente la Carrasca”, “la Fuente el Billar”, “la Fuente la Agüilla”, “la Fuente la Cigarra”, “la Balsa de los Cascabeles”, “el Balsón de la Alquería”, “la Balsa de las Tres Escaleras”, “la Balsa el Dingue”, “la Balsa de los Morales”, “la Balsa de los Liberillos”, “la Balsa de los Necios”, “la Balsa Maleno”, “la Balsa de Andrés Padillas”, “la Balsa Santana”, “la Balsa Redonda”, “la Balsa de los Chambas”, “el Balsón del tío Baldomero”, “la Balsa de la Rambla”, “la Balsa Nueva”, “la Balsa el Paso”, “la Fuente el Ciprés”, “la Balsa de los Colomeras”, “la Balsa el Llano”, “el Balsón de Manuel Diego”, “la Balsa San Juan”, “la Balsa el Cortijo Seco”, “el Balsón de los Pérez”, “el Balsón de los Perichas”, “la Balsa Mollina”, “el Balsón de la Cuesta Quinos”, “la Balsa el Rincón”, “el Balsón de José Acosta”, “el Balsón de los Reches”, “el Balsón de la Cañaneos”, “el Balsón de los Ropas”, “el Balsón de la Granja”, etc.

Con la construcción de acequias de cemento y debido también al abandono de las labores del campo y a la falta de cuidado, muchas de estas fuentes, balsas y balsones se han secado y han desaparecido en la actualidad.