Homenaje al minero

Somontín fue un pueblo minero durante más de un siglo. El duro trabajo en la Sierra daba su blanco fruto en forma de jaboncillo.

A diferencia de otras explotaciones, cualquiera podía excavar una mina y extraer, si la suerte le acompañaba, el tan preciado mineral que aseguraba pagar las deudas pendientes y permitirse algún que otro capricho (¡¡¡ unas zapatillas nuevas !!!).

Sin duda que los esforzados mineros se merecían un homenaje. Y el pasado día 1 de mayo se erigió una escultura en la plaza del Santo con la figura que a casi todos nos es familiar: un minero con un pico al hombro y su espuerta terrera.

Antonio Azor nos ha enviado las fotos en las que podemos ver esta escultura que el Ayuntamiento de Somontín ha levantado en homenaje a la mayoría de nuestros padres y abuelos.